galeriacontrast

Arte Contemporáneo / Contemporary Art

Rafel Bestard exposa a Amsterdam

Del 23 de abril al 22 de mayo el artista plástico mallorquín Rafel Bestard (1967) presentará su nueva obra en Galerie Mokum en Amsterdam.

bestard_foto_news

Galerie Mokum, dedicada al arte contemporáneo, se fundó en 1962 y jugó un papel importante en el desarrollo de la pintura realista de la posguerra holandesa. Hoy en día sigue siendo muy influyente, representando tanto a artistas holandeses como extranjeros, entre los cuales se encuentran, además de Rafel Bestard, los artistas españoles Pedro Escalona (Málaga), Ricardo Galán Urréjola (Cádiz) y Carlos Sagrera (Madrid).

La muestra se ha  inauguró el sábado 23 de abril por el Consejero Cultural de la Embajada de España en La Haya. Para más información se puede consultar la página Web de Galerie Mokum.

Íñigo Navarro en Madrid

La Sala Baluarte del Centro Cultural Adolfo Suárez de Tres Cantos acoge la exposición ‘Realismo en España 50 años’. Se trata de una colectiva de 37 artistas que con 43 obras pictóricas y escultóricas ofrecen un trozo de realidad, una particular mirada de lo que se ve cuando miramos un bodegón, un paisaje o un retrato.

Íñigo Navarro ha escogido “Dead by joking” para representar su realismo personal.

death-by-joking-íñigo navarro

Instal.lacions de Cynthia Fusillo a Venècia

Cynthia Fusillo ha participat a l’exposició Symphony of Hunger a l’A PlusA Gallery de Venècia, durant la Bienal d’Art Contemporani del passat 2015.

Una trobada de 17 comissaris d’art de tot el món.

Ella crea un espai íntim per a reflexionar sobre el poema “Model, Photographer and Witness Speak to “Erotica” , escrit per Barbara Rockman. Un poema que Cynthia li va encomendar de fer en resposta a una sèrie de fotografies fetes per Juan Hidalgo (artista Zaj).

Cynthia en Venècia-jpg

Xavier G-Solís exposa a França

L’artista català Xavier G-Solís ha exposat la seva retrospectiva “Why shoes?” al Musée International de la Chaussure Romans (Dróme-France) el juliol de 2014.

 

 

Ferias de arte, para qué

Amadeo Bergés at Basel

 

Como galería de arte la misión – y la ilusión- principal es comunicar

al público todas aquellas maravillas que puedes ver en una sola pieza
de arte. Así de simple es el estado ideal y platónico de una galería.
Los problemas vienen de la mano con la adecuación de esa misión a la
realidad, como galería debes lograr ventas para mantenerte como
negocio. ¿Cuál es la finalidad entonces, descubrir al arte o vender el
arte? Una situación donde la respuesta se encontraría más bien en el
extremo de ambas opciones.  A todo ello hay que añadir las bajas
ventas que en ciudades como Barcelona han causado estragos sobre el
sector.

Las ferias de arte han proliferado y siguen haciéndolo en
prácticamente todo el mundo, cada ciudad tiene no solamente una o dos
sino varias ferias de arte dedicadas desde anticuarios hasta arte
contemporáneo, se han convertido en el vínculo para contactar con
público de otros mercados en otros países, y a ellas viajan las
galerías con intenciones en esos dos extremos: mostrar obra y lograr
ventas.

Sin embargo no es una ecuación automática, es decir, el llevar obra de
arte a una feria en otro país no da como resultado más clientes y más
ventas por sí misma. Generalmente las galerías realizan unos
dispendios enormes, tanto materiales como humanos, que pocas veces
son recompensados.  ¿Por qué seguimos viajando entonces?

En Galeria Contrast encontramos una respuesta a esa pregunta: Porque
nuestra misión e ilusión así lo dictan. En el mundo actual, con toda
su vorágine y aceleración de tiempos, desde la publicidad hasta la
información, el mundo actual exige movimiento. El movimiento en una
galería de arte no solamente vine de la mano de buscar redes sociales
o plataformas web de difusión, sino que entendemos que el movimiento
debe ser de la misma obra, es la pieza y no su imaginario lo que puede
impactar a los clientes. Es por ello que parte de nuestros objetivos
es buscar comunicar con la obra misma, aunque eso signifique
sacrificar recursos valiosos. Las ferias para nosotros son movimiento.
Nos enfrentamos a situaciones donde puede haber mucha oferta por
parte de las galerías que participan y poca demanda por parte de los
compradores, pero estamos convencidos de que nuestra línea de arte es
una que tiene mucho por decir a los amantes del arte contemporáneo.

Rafel Bestard visto por Albert Lladó

Óleo sobre tela. 61x46 cm

La princesa y el contable.     Óleo/ tela 61×46 cm

Una comedia no siempre humana

(Sobre la pintura de Rafel Bestard)

La obra de Rafel Bestard no es una pintura cómoda, ni mucho menos decorativa. Allí hay urgencia, sensación de peligro, y la ironía se mezcla, irremediablemente, con lo perverso e inocente. El relato traspasa las cuatro paredes de la viñeta, y la superposición de estampas, como en un collage continuo, revela una colección de monstruos que conviven en una comedia no siempre humana. Si para Hobbes el hombre es un lobo para el hombre, para Bestard el lobo es un hombre para el lobo. El animal cohabita con la persona. Son unidad y dualidad.

A veces el artista nos enseñará el paisaje, la naturaleza abierta, el territorio místico del bosque, y en otras ocasiones la cebra, el mono o el conejo descansarán junto a la mujer desnuda en un espacio acotado (una habitación con papel de flores o un estudio neutro). No se trata tampoco de mitificar al salvaje que un día fuimos, como en Rousseau. A ratos le damos aire, a ratos lo intentamos controlar. Como no podía ser de otra manera, el tema de la libertad reclama protagonismo aquí, aunque sea de una forma más o menos velada.

El reto del pintor es “repoblar la realidad a través de la imaginación”, dos polos de una misma cosmovisión ya que lo real, lo representable, no es más que la poética surgida de la mixtura entre exterior e interior. La percepción es una tela en blanco impregnada de una proyección que el creador ha construido previamente y que, a su vez,  nos convierte en espectadores activos.

Rafel Bestard usa elementos de la actualidad más reconocible. Y como en las piezas religiosas de Botero, en las que descubrimos relojes y cadenas de oro, las modelos del pintor mallorquín aparecen con todo tipo de pulseras de colores o tobilleras. Sea para representar a Psique o a Hera, o a una musa anónima que deambula indiferente al voyeurismo del artista.

La reinterpretación de la mitología clásica es también un artificio para conectar los puntos entre la herencia recibida (Hades nos recuerda a Van Gogh) y el presente desde el que nos enfrentamos el cuadro. Estar-en-el-mundo supone incorporar tótems que identifiquemos hoy, sin renunciar a una iconografía particular e intransferible. El tatuaje del cuerpo irrumpe en la pintura como una suerte de mise en abyme, y la obra, que podíamos suponer como un retrato, se reivindica como un cúmulo de perspectivas.

La belleza que desprende la pintura de Bestard es siempre turbadora. El erotismo

radical comparte foco con los guiños humorísticos y en la mueca cotidiana vemos, al mismo tiempo, la fuerza del deseo y las frustraciones de una bestia frágil, sensible e incomunicada. Un pájaro muerto nos tapa la boca. Silencio. Estamos solos ante la pintura.

Albert Lladó